Beneficios y propiedades de la carne de pavo

La carne es el nombre genérico que reciben las partes blandas y comestibles del ganado bovino, porcino y ovino, cada una con beneficios y propiedades propias. La carne aporta proteínas, grasas y minerales a nuestro organismo. Las proteínas que contiene son de alto valor biológico, dado que suministran aminoácidos esenciales para nuestro organismo y su correcto funcionamiento.La estructura básica de la carne varía en cada caso y tipo, pero, por regla general se trata de fibra muscular agrupada que contiene nervios, vasos sanguíneos y grasa, además de diversos pigmentos respiratorios.

CARACTERÍSTICAS DE LA CARNE DE PAVO

El pavo pertenece al grupo de las denominadas carnes blancas, igual que el pollo y el gallo.Esto significa que son carnes bajas en grasas y poco calóricas, diferenciándose mucho en este sentido con las carnes rojas. El pavo posee muchas características que hacen que sea un alimento muy saludable:

BENEFICIOS Y PROPIEDADES:

  • La carne de pavo tiene como componente principal el agua, ya que representa
  • alrededor del 75% de su composición.
  • Es rico en ácidos grasos, que son cardiosaludables, por lo tanto ayudan a protegerla salud del corazón.
  • Tiene un contenido en colesterol muy bajo.
  • Cuenta con un alto contenido en hierro. 
  • Rica en vitaminas del grupo B.

A diferencia de otras carnes más habituales en nuestra dieta, como la de pollo, la cantidad de grasa y colesterol del pavo es menor,  sin olvidar que a nivel proteico cualquier carne es rica en proteínas. Aquí mostramos una tabla comparativa por cada 100 gramos. 

PAVO POLLO CERDO
Kcal 100 112 104
Proteínas 21 21 20
Lípidos 1.40 2.80 2.65
Hidratos de carbono 0 0 0
Colesterol 55 69 58
Hierro 1.7 1.3 1.1
Vitamina B3 6.1 10 5.0

La carne de pavo gana terreno en el mercado por sus valores nutricionales y su bajo aporte calórico. Según los últimos datos de consumo de carne en España del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de 2013, la ingesta de carnes en general cayó un 0,1%. El consumo de carne de vacuno se redujo un 4,5%, por un 1,2% de la de pollo y un 1,6% de la ovino y caprino. Sin embargo, el consumo de pavo creció un 9,1%.